El sistema nervioso del caballo

Sistema Nervioso del Caballo

El sistema nervioso comprende todo el tejido nervioso del cuerpo, no es como otros tejidos que están repartidos por diferentes sistemas (ej.: conectivo, muscular, etc.) El sistema nervioso tiene distintas funciones y aunque algunas parezcan relativamente básicas y simples son muy importantes para la vida diaria de todos los seres vivos, por ejemplo, este sistema se encarga de recoger la información del medio interno y externo, procesándola para producir, por ejemplo, una orden motora, en este caso el factor de la acción motora es el músculo, pero este no puede actuar si no recibe la orden motora del sistema nervioso; entonces funciones como proveer información acerca de los medios externos e internos, integrar la información sensorial y coordinar la actividad motora voluntaria e involuntaria son en verdad muy importantes ya que sin ellas no se podría mover ningún ser vivo, aunque tengan los músculos en perfecto estado.

La constitución del caballo: sistema nervioso y organos sensoriales

El sistema nervioso

El sistema nervioso controla todo el organismo. De él dependen la nutrición, la sensibilidad y el movimiento. Se subdivide en sistema simpático o sistema nervioso ganglionar de la vida vegetativa, y en sistema nervioso espinal, o sistema nervioso de la vida animal.

El sistema nervioso vegetativo

Su centro es el nervio gran simpático que se presenta en forma de dos cordones a lo largo de los cuales hay una serie de tumefacciones (ganglios). De los ganglios arrancan unos pequeños filamentos que se dirigen a los órganos vitales del aparato digestivo, al corazón, al hígado, etcétera, y otros que conectan con la médula espinal.

Los ganglios están dispuestos a lo largo de la columna vertebral desde la cabeza hasta la pelvis. Los nervios que arrancan del gran simpático y se distribuyen por los órganos musculares de la vida orgánica, como el corazón, el manto interno del estómago y de los intestinos, hacen posible que estos se contraigan regularmente sin depender de la voluntad, a cuyas órdenes no están sujetos. El gran simpático rige las funciones nutritivas, orgánicas o vegetativas, que se cumplen —por decirlo de algún modo— sin el consentimiento del animal.

Los órganos sensoriales

El gusto

La lengua es el órgano principal del gusto, y cuenta con numerosísimas papilas de distinta configuración dispuestas sobre su cara superior. Este sentido permite al animal distinguir el sabor de las sustancias introducidas en la boca.

El olfato

El olfato es el sentido mediante el cual se distinguen las cualidades odoríferas de las sustancias. Reside en las fosas nasales y principalmente en la pituitaria, que recubre las láminas óseas de los cornetes y a la cual llegan provenientes del cerebro las ramificaciones del nervio olfativo.

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...