Respecto las heridas del equino

MANEJO DE HERIDAS

Introducción
Heridas son problemas comunes para el médico veterinario trabajando en equinos. No es siempre fácil tratarlas, menos cuando la sutura per primam falta, o cuando no se puede intentar la sutures per primam por la naturaleza de la herida. En estos casos la herida tiene que curar por medio del proceso llamada per secundam. Este proceso es un proceso lento que puede traer consigo muchas complicaciones. El resultado final no siempre es bonito estéticamente y hasta puede impedir un buen funcionamiento del caballo.
Las investigaciones en esta área han sido limitadas durante muchos años. Sin embargo, más reciente algunos trabajos de investigación fundamental han sido realizados. Este manuscrito presenta un sumario breve de esas investigaciones, después de una introducción sobre el proceso de cura de heridas en general.

El proceso de cura de heridas
Clásicamente se ha dividido este proceso en 4 fases: la fase inflamatoria inmediatamente después del trauma, la fase de granulación, la fase de contracción de la herida, y finalmente la fase de epitelialización. Se debe entender que esta división es una división un poco artificial que no se puede tomar demasiado estrictamente. En realidad, las transiciones entre las fases no son muy bien definidas y es normal que la siguiente fase comienza cuando la fase anterior no ha terminado todavía. Además, no todas las áreas de una misma herida se deben encontrar en la misma fase. En principio, esta división en 4 fases se aplica al proceso per primam como al proceso per secundam. Sin embargo en el último caso las fases son mucho más evidentes. Por eso, y porque la cura de heridas por primam generalmente no presenta problemas, este manuscrito trata del proceso per secundam solamente.

CÓMO CURAR PEQUEÑAS HERIDAS

Descripción:
Si pretendemos estar en disposición de poner solución a los pequeños problemas que presente nuestro caballo, resulta imprescindible que en nuestra caballeriza exista un botiquín que para ser completo deberá tener todos estos elementos:

  • Algodón tamaño hospital.
  • Aceite de ricino; muy útil para reblandecer.
  • Sulfato de magnesio.
  • Antiséptico, para la limpieza de las heridas.
  • Sal de mesa.
  • Rollo de apósito.
  • Vendas (grandes y normales).
  • Agua oxigenada, sólo para las heridas punzantes del casco (siempre bajo la indicación del veterinario).
  • Linimento para golpes, a utilizar para endurecer la piel que ha sufrido una rozadura o mataduras que han sido ocasionadas por la cincha, una vez ha sido curada la herida..
  • Sulfato de magnesio y glicerina en pomada.
  • Tijeras.
  • Termómetro.
  • Bolsa de frío instantáneo.
  • Gasas estériles.
  • Toalla.

 

https://www.a-alvarez.com/blog/hipica/el-caballo/el-botiqui%C2%ADn-basico-de-primeros-auxilios/4231

http://www.equimagenes.com/index.php/clase-musculoesqueletico/manejo-heridas

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario