La salud del caballo de deporte

La salud del caballo de deporte

Usualmente, el caballo que realiza una actividad física vive en condiciones de estabulación, o sea en un box. Este tendrá que estar construido para asegurarle bienestar con medidas confortables, una buena orientación, correcta ventilación, materiales lavables, ángulos redondeados, comederos y bebederos que eviten lesiones. Son animales muy expuestos a microorganismos y además a diversas situaciones que le producen un descenso en la respuesta inmunitaria normal.

No puede faltarles un estricto plan sanitario anual (vacunas, análisis y tratamientos antiparasitarios) para protegerlos de las enfermedades infecciosas y parasitarias. La preparación física es trascendental para su actividad, el entrenamiento no puede faltar y deberá ser de intensidad variable según el deporte que practica. La alimentación es un valioso eslabón en el cuidado del caballo. La incorporación de los nutrientes, porcentajes y las cantidades tendrán que variar junto con cada necesidad. El aseo y el cepillado del cuerpo de los caballos es una rutina de utilidad para mantener la salud y la belleza de la epidermis. Además, la higiene del box y de su cama no se debe descuidar, y debe formar parte de una diaria costumbre de trabajo. La atención de los cascos es primordial y comprende el reconocimiento de cuerpos extraños, heridas, control de herraduras y clavos, además de la aplicación de sustancias lubricantes o ungüentos para conservar su humedad y evitar que se resequen. El transporte es un verdadero motivo de tensión y nerviosismo, y por eso es esencial contar con vehículos adecuados, personal capacitado, ejercitar el ascenso y descenso. Es necesario evitar el estrés del caballo y observarlo varias veces al día.

Cuándo y qué dar de comer al caballo de deporte?

Ontogénicamente el aparato digestivo del caballo ha evolucionado, primero, para recibir un flujo constante de alimentos y, segundo, para digerir alimento con baja densidad energética y elevado contenido en fibra. Tener siempre en lo posible en cuenta estos dos requisitos del tracto digestivo equino es imprescindible para prevenir trastornos motivados por la alimentación y evitar una disminución del rendimiento. Para evitar despilfarros de alimentos, y prevenir trastornos digestivos y bajo rendimiento es imprescindible conocer cuáles son los requerimientos nutritivos generales y especiales del caballo, cuál es el contenido energético y nutritivo de los alimentos adecuados para los caballos y saber examinar el valor higiénico de los alimentos. La información sobre los requerimientos nutritivos generales y especiales del caballo y las características de los alimentos puede conseguirse a través de tablas recopiladas en libros especializados y con la ayuda de programas de ordenador específicos. Pesar regularmente el caballo da una información precisa para evaluar el requerimiento nutritivo específico de cada caballo en particular. La ración debe distribuirse diariamente en el mayor número posible de comidas, nunca menos de tres y, además, debe suministrarse una proporción suficiente de alimentos groseros durante la noche. La última gran comida previa a la competición debe suministrarse entre 3 y 4 horas antes de la competición.

http://www.lanacion.com.ar/1496019-cuidados-del-caballo-deportivo

 

http://albeitar.portalveterinaria.com/noticia/3391/articulos-otros-temas-archivo/cu&aacutendo-y-qu%C3%A9-dar-de-comer-al-caballo-de-deporte.html

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...