Las monturas

monturas-del-caballo-6456126Las monturas

Las primeras “sillas”, que aparecieron hace más de 4.000 años, eran poco más que un pedazo de piel de animal o de tela. Las primeras ilustraciones de la montura se encontraron en Asia, en las talladas kujundsi. Estas todavía no llevaban estribos.

 

La gran migración de pueblos sin caballos hubiera sido imposible. Los pueblos pastores recorrieron grandes distancias en búsqueda de buenos pastizales, hasta que algunos se establecieron en alguna parte, y formaron sus paises, como los húngaros, mis ancestros, que llegaron desde Asia hasta la Cuenca de los Cárpatos.

El cabalgar formaba parte intrínseca de la existencia de estos pueblos. Parece natural, que buscaban formas para hacerlo más cómodo para ellos, y menos doloroso para los caballos.

Los primeros jinetes no tenían sillas, sino que cabalgaban a pelo. Las primeras “sillas” aparecieron hace más de 4.000 años y no eran más que un trozo de piel de animal o un pedazo de tela. Estos primeros modelos ofrecen poco en cuanto apoyo o de seguridad, sino que sirven como un amortiguador entre el caballo y el jinete durante las migraciones a pelo y batallas.

La montura de cuero fue inventada hace más de 2000 años por los guerreros de las estepas asiáticas. Este invento revolucionó el arte de montar a caballo. Montados sobre esta silla, los guerreros podían luchar en forma más efectiva, ya que disminuían las caídas de los caballos.

En el área que ahora es Siberia, los escitas nómadas crearon talabartería que era funcional y hermosa. Una tumba escita congelada en el quinto siglo aC reveló una silla intrincadamente decorada con motivos de animales hechas de cuero, fieltro, pelo y oro. Como expertos jinetes, los escitas utilizaron sillas de montar y cinchas acolchadas y pueden haber tenido estribos de cuero.

Las sillas de cuero y las de tela se hicieron cada vez más elaboradas. Cerca de 700 aC en el Medio Oriente, Asiria los guerreros continuaron sus campañas sentados sobre la silla de montar de telas decorativas. Algunos tenían correas que parecían cinchas.

 

En Roma al principio le ponían al lomo del animal tejido de lana  que se llamaba eohippia. Santo Jeromos fue el primer escritor quien en 340 D.C.  hizo un comentario pero no describe la forma de la montura.

En 385 D.C. el emperador Theodosius tenía un decreto que definía el peso de las monturas de los caballos que tiraban la silla de posta.

Los jinetes asiáticos crearon una silla de fieltro con un marco de madera alrededor de 200 aC Esta silla primitiva de madera dispersó el peso de un jinete en el lomo del caballo, de vértebras sensibles, así preservando el bienestar del animal y prolongar su utilidad.

Los germanes antiguos pensaban que la persona que cabalga en montura es un flojo y comodo. Despues ponian la piel de animal llamado Bast en el lomo del equino. La montura de la edad media se parecía a una silla.

Las monturas de los  normandos los vemos en las alfombras de murallas de Bayeux. Las partes de las monturas que estaban hechos con madera estaban  cubiertos con cuero pintado. Y la sincha estaba puesta de forma que el jinete sin bajarse pueda ajustarla. El jinete con la pierna estirada estaba sentado en la montura y todo el peso estaba en el estribo.

La montura húngara comparando con la montura inglesa y la alemana se distinguía porque adelante y atrás también tenía alfardón lo que no solamente servía para mejorar el asiento del jinete sino tambien ayudaba que el animal con mas facilidad pueda llevar la carga. En vez de las almohadas ponian frasadas dobladas debajo de la montura. Esto tiene la ventaja que entre cualquier circunstancia después de sacarle la montura al animal, so lo podía cubrir y proteger con la frasada.

Los caballeros medievales necesitaban monturas fuertes y anchas para acomodar su armadura pesada y mejoraron el diseño romano. Las sillas tenían altos arzones para mantener a los jinetes en su lugar en el caballo, anticipando el estilo de silla inglés que seguiría.

La cacería de zorros en Inglaterra trajo el salto regular para caballos y jinetes. Los jinetes comenzaron a levantar sus estribos para saltar más seguros. Los fabricantes de sillas se adaptaron a estos cambios haciendo una silla plana con los estribos colocados más hacia adelante, y solapas de cuero acolchado a dar al jinete seguridad sobre los saltos.

Las sillas inglesas utilizadas hoy en día se desarrollaron a partir de la sillas para cazar zorros. Los pomos inferiores dan al jinete libertad de moviento, mientras que las solapas acolchadas aseguran las piernas del jinete.

Las monturas existentes en España en el siglo XVI correspondían a los dos estilos de monta que un buen caballero debía dominar perfectamente; esto es, la montura Bridona o Estradiota y la Jineta. La primera proviniente de la Europa medieval y la segunda traída por los musulmanes a la Península Ibérica en el siglo VIII.

Con el tiempo se desarrolló en el Nuevo Mundo a partir de aquellas, la montura “Bastarda”, que incorporaba las mejores características de ambas. Los vaqueros de Nueva España pusieron en práctica el uso de una herramienta ancestral: el lazo. Había que encontrar algo donde poder anclar el otro extremo del lazo que sujetaba la res. Algunas de las monturas iban provistas de una “manzana”, una especie de protuberancia sobre el borren anterior, probablemente colocada alli para ayudarse a montar; y alrededor de ella comenzaron a sujetar el lazo.

Desde el principio, a los nativos se les había prohibido montar a caballo; pero, como los ricos hacendados necesitaban mano de obra para manejar su ganado, conseguían dispensas para que esto fuera posible. Lejos de la ciudad y de los núcleos poblados, los indios debían construir sus propias monturas, que al principio eran muy toscas.

De esa montura simple de los indios se derivaron diversos modelos de monturas. Todas ellas iban provistas de un pomo o cuerno, ser recios, cómodos y convenientes para el trabajo de vaquero.

El desarrollo de la montura nunca se estanca. Todos los días se inventan modificaciones para que sea más cómodo y más seguro el montar.

 

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Adriana Amaya Kerquelen dice:

    Felicitaciones por todos los excelentes artículos que publicas, abrazos desde Cali, Colombia.