La higenie de la cuadra

La higenie de la cuadra

 

 

Debemos ser conscientes de los numerosos problemas que puede acarrear una cuadra sucia: cualquier herida no sólo tardará más en curar si hay suciedad, sino que además puede infectarse incrementando notablemente el problema; enfermedades como la sarna o la tiña se dan en ambientes que no son correctamente saneados; los cascos se estropearán notablemente si permanecen más tiempo del necesario sobre estiércol con orina…

Además, los cascos son una zona muy sensible a estas malas condiciones. Pueden aparecer infecciones de ranilla, que pueden incluso hacer cojear a nuestro caballo y que son problemáticas de curar.

Uno de los principales problemas con los que nos encontramos en la limpieza y mantenimiento de las cuadras es la gestión correcta de los excrementos para evitar altas concentraciones de amoniaco en el aire.

Para evitar esto debe realizar una buena gestión de los excrementos de los caballos. Un buen “colchón de excrementos” bien cuidado puede ayudar en la lucha contra el amoniaco en las cuadras. Para ello se debe crear una buena estructura de capas en las que no se deben retirar la bosta ni las partes húmedas de la orina.

Pero se tienen que tapar por lo menos una vez al día con una buena capa de 10 cm de paja. Así se va haciendo un colchón que se tiene que cambiar sólo cada 4 -6 semanas. Durante este tiempo las capas inferiores se convierten en humus, produciendo un calor que favorece el crecimiento de los microorganismos.

Estos microorganismos especializados dividen el amoniaco en otros elementos como nitritos. Éstos no se disuelven en el aire, y por tanto, no son peligrosos para el caballo.

https://www.a-alvarez.com/blog/hipica/el-jinete/la-higiene-de-la-cuadra-fundamental/12122

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario