El herrado de un caballo sin riesgos

El herrado de un caballo es un momento decisivo para determinar el desempeño del animal para el futuro. Una práctica realizada indebidamente puede ocasionar muchísimo dolor y perjuicio a la salud. Por eso es tan importante optar por un profesional serio y planificar la operación previamente.

Los caballos salvajes pueden caminar, galopear y vivir normalmente con sus cascos “crudos”. El propio desgaste del uso permanente es suficiente para mantenerlos aparados y garantizar la estabilidad del cuerpo.

Sin embargo, cuando un animal es trasladado de su hábitat natural, eso representa cambios en su estilo de vida. Los equinos domesticados necesitan ser sometidos al herrado y al mantenimiento periódico de las herraduras. Todo ello con objeto de proteger sus patas y mejorar su desempeño al dislocarse.

La técnica de herrado de un caballo es compleja y requiere conocimientos específicos. Es recomendable buscar la ayuda u orientación de un herrero profesional antes de arriesgarse.

¿Cómo garantizar el herrado de un caballo sin riesgo?

Como dijimos anteriormente, el primer consejo fundamental es elegir un profesional cualificado en el arte de las herraduras. La experiencia de vida y de actuación del herrero es indispensable para garantizar el adecuado herrado de un caballo.

Sin embargo, hay un paso anterior, al cual se debe atentar todo propietario de un equino. Consiste en amansar previamente el animal para prepararlo para el herrado. Muchos herreros poseen experiencia en calmar a los caballos. Los equinos tienen sus propias peculiaridades. Pero en realidad no es parte obligatoria de su trabajo y puede resultar difícil con animales más adultos.

https://misanimales.com/herrado-caballo-sin-riesgos/

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...