El forraje en la dieta del caballo

Alimentación equina

Si manejamos adecuadamente la alimentación de los caballos podremos conseguir tanto  proveerlos de una ración alimenticia equilibrada y minimizar la ocurrencia de desordenes digestivos.

Los minerales y las vitaminas son importantes para el desarrollo y mantenimiento de los huesos y de los tejidos, la producción de leche en las yeguas y la regulación de las funciones básicas del cuerpo. Aunque las necesidades de estos nutrientes no deben ser suplidas en grandes cantidades, sí es necesario suplementarlas diariamente para cubrir funciones esenciales del organismo.

Es difícil determinar qué tipos de materias primas utilizar, a la hora de calcular raciones para los caballos. De hecho, las recomendaciones existentes aconsejan alimentar a estos animales con criterios individuales (NRC, 1989; INRA, 1990). El caballo es un animal caprichoso y muy selectivo con las materias primas o alimentos que se le ofrecen.

 

Para el caballo, el elemento más importante de su dieta es el forraje. El caballo ha evolucionado desde hace millones de años como un animal de pasto con un sistema intestinal que está adaptado a una dieta que contiene altos niveles de fibra vegetal. Para aguantar un mayor nivel de trabajo y competición, el ser humano se ha visto obligado a incluir pienso en la dieta base de forraje del caballo, pero el forraje es siempre el punto de partida para una dieta correcta. Todo nutrólogo basa sus recomendaciones para el caballo dependiendo del suministro de forraje más el pienso apropiado. Pero exactamente ¿Cuál es la definición de un buen heno?

El forraje en la dieta del caballo tiene varios papeles. No sólo sirve para aportar calorías, sino que además debe entretener al caballo mientras come, proporcionar ciertos nutrientes para su metabolismo y estimular los intestinos para que puedan mantener una flora intestinal equilibrada.

Los forrajes apropiados para el caballo pertenecen a 3 tipos de categorías. En primer lugar encontramos los henos de tipo hierba que incluyen la familia de los fescues, kikuyu, ryegrass y bermuda que pueden tener un nivel proteínico de entre 6 a 11%. La segunda categoría es del grupo que incluye la alfalfa y  el trébol, los cuales tienen niveles mucho más altos de proteínas, a veces hasta un 18%.

Estos parecen más bien árboles en miniatura y su contenido vitamínico está en su mayor parte en la hoja de la planta. El tercer tipo de forraje es el heno producido con plantas de cereales (normalmente avena) que se cortan mientras que todavía están verdes y antes de segar la semilla. Este tipo de heno se utiliza de manera similar al heno de hierba pero tiene más valor nutricional si contiene semillas. Se puede también plantar veza con avena para aumentar el valor nutricional del forraje producido. Sin embargo el nivel de lignina y sílice puede hacer este tipo de forraje menos digestible y si se corta tarde o si se pierde la semilla cuando se siega, su nivel nutricional será más comparable a la paja.

Cuando se comparan  diversos tipos de forraje en momentos similares de madurez,  la alfalfa y el trébol suelen tener más calcio, proteína, almidón y energía. Estos últimos se utilizan como una fuente nutritiva para caballos en trabajo o yeguas gestantes o lactantes pero en cantidad limitada. No recomendamos la alfalfa como única fuente de fibra en la dieta del caballo por su alto contenido proteínico, además cuando se calcula la dieta utilizando alfalfa, hay que tener en cuenta que el alto nivel de almidón puede excitar al típico caballo con carácter nervioso.

El forraje tipo “hierba” es más digestible y su nivel de almidón es más bajo. Tiene casi el mismo nivel calórico pero con menos nutrientes y se utiliza para mantener el peso, estabilizar la flora intestinal y entretener al caballo. Los caballos pueden tomar heno de hierba como fuente única de forraje y se puede aumentar el nivel energético y vitamínico a base de añadir pienso a la dieta. También se puede utilizar heno de hierba como forraje base y añadir algo de alfalfa para enriquecer. El heno de hierba normalmente tiene bastante menos polvo que la alfalfa así que es más apropiado proporcionar este producto a caballos con problemas respiratorios.

¿Qué sabemos sobre el forraje para caballos?

Todos los forrajes no son iguales y podrá apreciar una sensible mejora en el rendimiento del caballo si recibe la mejor calidad de heno. Pero hay que elegir el tipo de heno según las necesidades del caballo.

Todos los caballos necesitan forraje. ¿Por qué? ¿Cómo funciona? ¿Qué le sucede al forraje cuando pasa por los dientes del caballo?……Si entendemos la función que tiene el forraje en el cuerpo del caballo tomaremos mejores decisiones cuando decidamos qué forraje utilizar.

Forraje

El caballo está diseñado para pastar con mayor o menor continuidad, ingiriendo grandes cantidades de material fibroso durante el día. El intestino grueso está habitado por billones de microbios que ayudan en la digestión de la fibra. La fermentación de la fibra produce ácidos grasos volátiles como el butirato, el acetato y el propionato que son utilizados por los caballos para satisfacer sus necesidades energéticas.

Para mantener una correcta función del tracto intestinal se debe suministrar a todos los caballos algún tipo de fibra diariamente. Es aconsejable una cantidad equivalente al 1% ó 1,5% del peso corporal del caballo como mínimo. Los pastos de alta calidad son la forma más sencilla y económica de cubrir las necesidades de fibra de los caballos, además que el caballo salga a pastar puede ser un factor importante para mantener un buen programa alimenticio. La supervisión del pasto es crucial para mantener la calidad del forraje. Debería llevarse a cabo un análisis del suelo rutinariamente, calcificando, fertilizando, segando y rotando el suelo según se necesite.

El heno es la alternativa más común a la fibra cuando no se dispone de pastos. Los principales componentes del heno son Orchardgrass, Festuca y el Heno de Prado, la alfalfa y las leguminosas se suelen usar para alcanzar el mismo propósito. Los forrajes leguminosos generalmente tienen un mayor valor nutritivo que otras plantas en los pastos pero sin embargo hay muchas clases de caballos que no necesitan este nivel de nutrición.

Aminoácidos

La proteína es una colección de aminoácidos unidos entre sí. Una vez la proteína se consume y se digiere se da la ruptura de estas uniones de aminoácidos, para que queden separados así como los péptidos que forman sus uniones. Algunos aminoácidos son considerados esenciales y otros no esenciales.

Nosotros muchas veces no tenemos idea de cómo y cuanto los caballos necesitan los aminoácidos, al no tener conciencia de cómo los demanda en su sistema.

Cada segundo la médula ósea hace millones de células rojas para la sangre, cada cuatro días la mayoría del forro del tracto gastrointestinal y las plaquetas de la sangre son reemplazadas. La mayoría de las células blancas de la sangre y las células del músculo se reemplacen en diez días. De ahí que un caballo bajo entrenamiento duro o sometido a extenuantes jornadas de trabajo su equilibrio corporal ande tambaleándose.

 

http://www.caib.es/sites/equins/es/alimentacio-52812/

http://www.horse1.es/es/publicaciones/nutricion/51-ique-sabemos-sobre-el-forraje-para-caballos

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario