El aseo del potro

El aseo del potro

El aseo del potro con regularidad es importante por varias causas. Las sesiones de aseo no sólo son eventos de limpieza, sino también oportunidades de educar al potro. En estos encuentros el pequeño se acostumbra estar manipulado por el hombre, se acostumbra con sus cuidadores, aprende obedecer las instrucciones, dar la mano, la pata, y aprende su nombre.

Al asear el potro de algunos meses, se le coloca la jáquima, y se amarra  con la cuerda, o alguien lo afirma. Es importante que se acostumbra con la jáquima, ya que hay muchas ocasiones en que se necesita usarlo, como cuando se le mide la fiebre, cuando se lo vacunan, y en la desparasitación.

Hay ocasiones, cuando hay que fijar el potro sin que pueda patear, o arrancar. Cuando se coloca por primera vez la jáquima, o en casos de vacunación, medición de temperatura, desparasitación, se necesita tomarlo firmemente. Esto, si el potro es menor de seis meses, lo puede realizar una persona fuerte, de la siguiente manera.

Es preciso que el potro esté en la pesebrera. El cuidador se para al lado del hombro del potro, le hace cariños, lo tranquiliza. En el momento cuando el potro se acomoda con la nariz hacía un rincón de la pesebrera, entonces con un movimiento rápido se le agarra una oreja del potro,  con la otra mano se toma la raíz de la cola, y se dobla hacía arriba, mientras el cuidador con el cuerpo aprieta a la muralla al potro. Con eso se evita que el potro pueda correr.

Después de realizar el tratamiento se suelta el potro, mientras le hacemos cariño, y lo calmamos.

El potrillo que se toma de esta manera, va a tener mucho menos miedo, que el potro al cual lo persiguen y agarran. Así evitamos traumatizar al potro.

Cómo cuidar de un potrillo

Debes asegurarte de que el paddock o corral es seguro para el recién nacido.Asegúrate de que no haya huecos o espacio en las cercas, donde el casco del potrillo pueda quedar atorado. En última instancia, deberías tener un paddock con una malla de alambrada o con postes y barandas. Los potrillos no deberían acercarse demasiado a la cerca, pero tienden a hacer cosas tontas.

Asegúrate de que tenga dónde refugiarse de las inclemencias del clima. Un refugio simple con una puerta sería suficiente. No obstante, una caballeriza sería mucho más cálida y protegería al potrillo del sol, la lluvia, el viento o el frío.

http://es.wikihow.com/cuidar-de-un-potrillo

 

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Quisiera solo sugerir que no indiquen que se amarre al potro de algunos meses…desgraciadamente sabemos que mucha gente toma esto literalmente…nosotros ponemos la jaquima a los tres o 4 meses pero no amarramos al potro…el aprende a estar quieto junto a su mama…con la cuerda solo colgando en el piso…he sabido de casos en los que la gente amarra a un potro de 4 meses y se ha ahorcado…muy triste…que aprendan a quedarse quietos es fácil si solo se les deja estar junto con su mama…ellos copian a los adultos…igual que cualquier especie.

Deja un comentario