Cuidar el casco del caballo y la importancia de herrar

Partiendo de la base de que el herrado es un “mal necesario”, las condiciones de vida que damos a nuestros caballos lo hacen imprescindible en muchos casos, por eso es importante conocer las consecuencias que puede tener en la salud de nuestro caballo.

El casco del caballo crece, al igual que nuestras uñas, continuamente. Se estima que cada mes el casco crece entre 6 a 10 m/m. como término medio, en función de diversos factores, entre los que se encuentran, la edad, la alimentación, el trabajo, la estación del año, el clima, etc. Este crecimiento se ve compensado por un desgaste continuo producido por el terreno.

 

En estado salvaje, cuando sus cascos se vuelven sensibles por el excesivo desgaste, el caballo busca los terrenos más húmedos y blandos para desplazarse. Cuando, como consecuencia de la domesticación, pierde esta posibilidad es necesario proteger de alguna manera el casco del desgaste, para ello el hombre ha desarrollado a lo largo de la historia, y lo sigue haciendo, diferentes formas de protección, la más eficaz y más difundida es el herrado con herraduras metálicas tradicionales.

Podríamos definir la herradura como una banda o tira metálica, curvada sobre uno de sus bordes, que se aplica al casco, sujetándola al mismo con clavos implantados en la pared, con el objeto de evitar el desgaste de dicho órgano.

Casco

Muchos veterinarios y cuidadores coinciden al afirmar que “sin casco no hay caballo”. Debemos conocer correctamente la estructura de esta zona elemental del animal y saber qué cuidados precisa.
El casco está formado principalmente por tres partes:

  • La Pared: es la zona exterior. Su crecimiento es hacia abajo desde la corona.
  • La Suela: parte ligeramente cóncava que cumple la misión de proteger el casco de lesiones. Debemos tener mucho cuidado con ella puesto que es muy delgada.

http://www.sierranorte.net/articulos/buen_herrado.html

http://herraje.todocaballos.com/

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario