Conocer bien nuestro caballo

Conocer bien nuestro caballo

Lo más importante es que conozcamos a nuestro caballo, lo observemos y aprendamos cuál es su comportamiento normal. Así, podremos advertir las conductas inusuales y preocuparnos cuando algo no marche de forma corriente. Si vemos que algo no va conforme a su comportamiento de siempre, debemos analizar la salud de nuestro caballo haciéndonos las siguientes preguntas:

  • Secreciones: ¿se dónde se producen (ojos, nariz, orejas, etc.)? ¿tienen pus? ¿son muy líquidas? ¿tienen sangre?
  • Orejas: ¿están inflamadas? ¿caídas?
  • Boca: ¿está salivando? ¿deja caer la comida? ¿inflamación de encías?
  • Comida y bebida: ¿está comiendo? ¿ha bebido? ¿mucho o poco?
  • Tos: ¿es seca o áspera? ¿produce fluidos?
  • Respiración: ¿es normal? ¿es rápida o demasiado lenta?
  • Diarrea: ¿es muy líquida? ¿tiene sangre?
  • Estreñimiento: ¿cuánto tiempo lleva sin hacer una deposición?
  • Orina: ¿es muy oscura? ¿tiene sangre?
  • Pelaje: ¿pierde demasiado pelo cuando no es época de muda? ¿tiene picores? ¿tiene llagas?
  • Cojera: ¿en qué pata? ¿tiene la temperatura elevada? ¿localizas si es en el casco o en el r
  • Resto de la extremidad?
  • Peso: ¿ha perdido mucho peso? ¿ha engordado?
  • Inflamaciones: ¿tiene hinchazón? ¿dónde?

Caballos: ¿Cuándo llamar a nuestro veterinario?

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario