Caballo Pampa

El caballo criollo de Argentina, mejor conocido como Caballo Pampa, es conocido por su gran resistencia. Este caballo puede recorrer gran cantidad de kilómetros y llevar cargas durante mucho tiempo sin perder su energía, por lo que se utiliza en las haciendas o para algunos juegos tradicionales. Los Orígenes del Caballo Pampa son interesantes.

A pesar de que desde los tiempos prehistóricos existen caballos de gran fortaleza, no se tiene registrado que hayan sobrevivido caballos autóctonos de América. Probablemente se extinguieron todos y ahora solo podemos observar sus fósiles, concluyendo que tenían mayor fortaleza que los ejemplares existentes.

De acuerdo a los investigadores, los orígenes del Caballo Pampa son de la época de los conquistadores. Probablemente estos ejemplares son una mezcla de caballos africanos con ejemplares andaluces  y rocines. Este tipo de equinos expuestos a condiciones naturales en amplias manadasse fortalecieron a través de la selección natural.

La ciudad de Buenos Aires fue fundada por Pedro de Mendoza en 1536 y se cuenta que trajo varios caballos rústicos. Posteriormente, estos ejemplares se quedaron en condiciones naturales, sobreponiéndose a depredadores y condiciones climáticas muy fuertes, razón por la cual resultan ser tan fuertes actualmente.

LOS CONQUISTADORES TRAJERON AL CABALLO PAMPA

Acerca de los orígenes del Caballo Pampa, sabemos que los árabes trajeron estos caballos importados por los conquistadores Españoles a Argentina durante el Siglo XVI. Es así como estos ejemplares empezaron a adaptarse a las nuevas latitudes y se volvieron cada vez más resistentes y rústicos con el paso de los años.

Posteriormente, los gauchos que vivían en las montañas los fueron domesticando para utilizarlos en labores de traslado de material así como movimiento de ganado. Durante el siglo XIX se ligó a este caballo junto a otras razas, lo que generó ejemplares más altos y veloces, pero con menor resistencia física.

Sin embargo, se generó una Asociación de Criadores en 1923 que se dedica a mantener la pureza y fortaleza de estos ejemplares por medio del control de cruces hasta estos días. Este movimiento lo lideró Emilio Solanet, quien, junto a su equipo, logró conservar ejemplares fuertes libres de cruces.

Caballo Pampa

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario