Caballo en la guerra

Caballo en la guerra

El ser humano ha empleado durante milenios a los caballos para la guerra, probablemente desde su domesticación. El caballo ha sido entrenado especialmente para varios usos militares, incluyendo batallas, combates individuales, reconocimiento, transporte y abastecimiento. El término caballo de batalla hace alusión a los caballos que son utilizados para la lucha, ya sea como caballería en un enfrentamiento o en un combate individual. El caballo de batalla más conocido era el destrier, empleado por los caballeros de la Edad Media. No obstante, incluso los caballos utilizados para otros propósitos que no fueran el combate directo tenían un papel sumamente importante en el éxito de los enfrentamientos militares. En el mundo moderno, aún existen usos para los caballos dentro de la milicia.

Un caballero moderno vestido con una armadura de estilo medieval, realizando la demostración de una justa en una feria.

Un principio fundamental a lo largo de la historia de la bélica caballeresca ha sido el tipo de uso que se daba a los caballos. Partiendo de esto, la clase de caballo que se utilizaba a la hora de combatir dependía de las necesidades del momento. En el combate existía un equilibrio entre la velocidad y la protección, y la adición de peso llevaba consigo una reducción de la velocidad, tal como se puede observar hoy en día en la hípica. A pesar de ello, cada soldado requería un cierto grado de protección contra los enemigos, ya que una excesiva ligereza armamentística podría resultar fatal en situaciones de peligro. A la hora de combatir, a pesar de la consiguiente reducción de velocidad, se consideraba más importante la protección de los soldados.

El caballo utilizado en la guerra varía de tamaño en función del empleo que se le dé, el tipo de soldado que porte y la distancia que tenía que cubrir. Un caballo medio puede transportar aproximadamente el 25% de su peso corporal.12​ El peso portado por el caballo también afecta a su resistencia. En algunas culturas, los guerreros iban a la guerra montados en caballos ligeros y a la hora de combatir, cuando vestían armaduras pesadas, pasaban a un caballo más pesado.

El empleo de caballos en la primera guerra mundial marcó un período de transición en la evolución de los conflictos armados. Las unidades de caballería fueron inicialmente consideradas elementos ofensivos esenciales de una fuerza militar; sin embargo, durante el curso de la guerra la vulnerabilidad de los caballos a las ametralladoras modernas y al fuego de artillería redujeron su utilidad en el campo de batalla. El desarrollo paralelo de tanques, en última instancia, reemplazó a la caballería en las tácticas de choque. Mientras que el valor percibido de los caballos en la guerra cambió radicalmente, los caballos todavía desempeñaron un rol importante durante toda la guerra.

Todos los combatientes principales en la Primera Guerra Mundial (19141918) iniciaron el conflicto con fuerzas de caballería. Las potencias centrales, el imperio alemán y el imperio austro-húngaro, dejaron de usarlas en el frente occidental poco después de que comenzara la guerra; no obstante, siguieron desplegándolas en forma limitada en el frente oriental hasta bien entrada la guerra. El imperio otomano utilizó ampliamente la caballería durante la guerra. Por el lado de los aliados, el Reino Unido empleó infantería montada y cargas de la caballeríadurante toda la guerra, pero los Estados Unidos utilizaron la caballería solo por un corto período de tiempo. Aunque no fue muy exitosa en el frente occidental, la caballería aliada sí tuvo algún logro en el frente del medio oriente, posiblemente debido a que se enfrentó un enemigo más débil y menos avanzado tecnológicamente. El imperio ruso usó fuerzas de caballería en el frente oriental, pero con éxito limitado.

Los militares utilizaron caballos principalmente para apoyo logístico durante la guerra; eran mejores que los vehículos mecanizados en el viaje a través del barro profundo y en terrenos irregulares. Los caballos fueron empleados para el reconocimiento y para transportar mensajeros, así como para arrastrar piezas de artillería, ambulancias y carros de suministro. La presencia de caballos, a menudo, aumentaba la moral entre los soldados en el frente, pero los animales contribuían a diseminar enfermedades y al mal estado sanitario en los campos por causa del estiércol y los caballos muertos. El valor de los caballos, así como la creciente dificultad para reemplazarlos era tal que hacia 1917 se dijo a algunas tropas que la pérdida de un caballo era de mayor preocupación táctica que la pérdida de un soldado humano. Con el tiempo, el bloqueo aliado impidió a la potencias centrales importar caballos para reemplazar los perdidos, lo que contribuyó a la derrota alemana. Hacia el final de la guerra, incluso al bien abastecido ejército de Estados Unidos le faltaban caballos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Caballos_en_la_Primera_Guerra_Mundial

https://es.wikipedia.org/wiki/Caballo_en_la_guerra

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...