Buena suerte (humor equestre)

274898103_888Las monjas de un pequeño convento estaban felices de saber que un donante anónimo había dejado sus modestos bienes para ellas. Cada monja había recibido 50 dólares en efectivo para regalar como ella creyera conveniente.

Cada monja anunció cómo iba a gastar su legado. Hermana Catherine Ann decidió darle a la primera persona pobre que viera.

Mientras decía estas palabras, miró por la ventana y vio a un hombre apoyado en la cabina telefónica en la calle, y de hecho se veía pobre. La hermana inmediatamente dejó el convento y se dirigió hacia el hombre, quien había conocido obviamente mejores días. La buena monja sintió que él había sido enviado por el Cielo para recibir su ofrenda. Apretó los 50 dólares en las manos del hombre y le dijo: “Buena suerte, buen hombre.”

Al salir, el hombre la llamó: “¿Cuál es tu nombre?”

Tímidamente, ella respondió: “hermana Catherine Ann.”

La noche siguiente el hombre regresó al convento y tocó el timbre. “Me gustaría ver a la Hermana Catalina Ann”, dijo.

La monja en la puerta respondió: “Lo siento, pero no puedo molestarla ahora. Está en la capilla. Puedo darle un mensaje?”

“Sí,” dijo el hombre alegremente. “Dale estos cien dólares y dile, que Buena Suerte quedó en segundo lugar en el Belmont.”

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...