Alimentación del caballo

Una alimentación adecuada y unos cuidados fundamentales son algunas de las exigencias que requiere el poseer un caballo. Los amantes del mundo equino son conocedores de todos los cuidados que un caballo necesita: desde la cantidad de alimento, el tipo, la calidad… siempre dependiendo de las características del animal.

Es decir, averigua su peso, si es propenso a alguna enfermedad, la dieta que sigue hasta el momento de comprarlo o el trabajo que va a realizar. Una vez que sepas todo sobre él puedes comenzar a elaborar su alimentación de manera que sea lo más conveniente y correcta posible. Toma nota de algunos consejos para alimentar a tu caballo.

Calcula la ración diaria. 
Es recomendable pesar al caballo cada dos semanas y anotar su peso para seguir unas pautas dentro de su alimentación. Una vez sabido esto, puedes empezar a diseñar la ración de alimento diario a base de forraje. Elige entre pasto, heno o paja, todo lo que el caballo quiera y combinarlo con hierba, fruta y verduras.

Controla el nivel de forraje.
Esto se lleva a cabo analizando el tipo de energía digerible, que a su vez depende del forraje y del tipo de pasto así como de la época del año, en primavera tiene un alto nivel de energía digerible mientras que en invierno es más baja.

Alimentación equina

Si manejamos adecuadamente la alimentación de los caballos podremos conseguir tanto  proveerlos de una ración alimenticia equilibrada y minimizar la ocurrencia de desordenes digestivos.

Los minerales y las vitaminas son importantes para el desarrollo y mantenimiento de los huesos y de los tejidos, la producción de leche en las yeguas y la regulación de las funciones básicas del cuerpo. Aunque las necesidades de estos nutrientes no deben ser suplidas en grandes cantidades, sí es necesario suplementarlas diariamente para cubrir funciones esenciales del organismo.

 

 

Es difícil determinar qué tipos de materias primas utilizar, a la hora de calcular raciones para los caballos. De hecho, las recomendaciones existentes aconsejan alimentar a estos animales con criterios individuales (NRC, 1989; INRA, 1990). El caballo es un animal caprichoso y muy selectivo con las materias primas o alimentos que se le ofrecen.

Forraje

El caballo está diseñado para pastar con mayor o menor continuidad, ingiriendo grandes cantidades de material fibroso durante el día. El intestino grueso está habitado por billones de microbios que ayudan en la digestión de la fibra. La fermentación de la fibra produce ácidos grasos volátiles como el butirato, el acetato y el propionato que son utilizados por los caballos para satisfacer sus necesidades energéticas.

Para mantener una correcta función del tracto intestinal se debe suministrar a todos los caballos algún tipo de fibra diariamente. Es aconsejable una cantidad equivalente al 1% ó 1,5% del peso corporal del caballo como mínimo. Los pastos de alta calidad son la forma más sencilla y económica de cubrir las necesidades de fibra de los caballos, además que el caballo salga a pastar puede ser un factor importante para mantener un buen programa alimenticio. La supervisión del pasto es crucial para mantener la calidad del forraje. Debería llevarse a cabo un análisis del suelo rutinariamente, calcificando, fertilizando, segando y rotando el suelo según se necesite.

El heno es la alternativa más común a la fibra cuando no se dispone de pastos. Los principales componentes del heno son Orchardgrass, Festuca y el Heno de Prado, la alfalfa y las leguminosas se suelen usar para alcanzar el mismo propósito. Los forrajes leguminosos generalmente tienen un mayor valor nutritivo que otras plantas en los pastos pero sin embargo hay muchas clases de caballos que no necesitan este nivel de nutrición.

Avena

Considerada una comida concentrada, tiene un alto valor nutritivo, puede ser consumida en grandes cantidades sin presentar ninguna alteración en la digestión, es rico en proteínas y energía. La ingestión de ésta puede ser muy estimulante, por este motivo no es recomendable dársela a los ponies, se debe dar picada y en cantidades variables, de acuerdo al trabajo que cada caballo desempeñe.

Cebada

Tiene mayor contenido energético, el contenido de grasas y féculas es considerable, así como elementos nitrogenados, con un menor de sales y fibra. La excitación es menor en comparación a la causada con la avena, debe presentarse en machada o en copos cuando se utiliza como alimento básico. Recomendable para los animales jóvenes, los que se encuentran en temperaturas bajas o necesitan revitalización.

 

Minerales

Los caballos requieren en su dieta por lo menos 15 minerales diferentes. Algunos de estos se requieren en cantidades relativamente mayores como son el Calcio, Fósforo, Sodio, Potasio, Magnesio y el Cloruro. A estos se les llama Macro-elementos.

A los otros elementos que se requieren en cantidades menores se les llama trazas o microelementos.

Estos son Hierro, Cobre, Zinc, Manganeso, Cobalto, Selenio y el Yodo.

Alimentación de los caballos

Los caballos son parecidos a los perros, pero en grandes. Con el paso de los años, han construido una conexión tan especial con el hombre, que muchas personas se inclinan a tener un caballo, en vez de un perro o gato, como animal de compañía. Sin embargo, los caballos son más exigentes y demandantes en lo que a cuidados y mantenimiento se refiere.

La correcta alimentación de un caballo es el elemento clave para causar un buen impacto en su salud. De igual forma, si esta no es la adecuada, podría llegar a enfermar. Antes de saber que tipo de alimentos debemos darle y como hacerlo, es importante tener datos como: la raza del caballo, edad, estado de salud o actividad física.

http://www.caib.es/sites/equins/es/alimentacio-52812/

 

http://www.detope.com/index.php?option=com_content&view=article&id=209:como-alimentar-a-tu-caballo-de-una-forma-correcta&catid=1:noticias&Itemid=109

https://www.expertoanimal.com/alimentacion-de-los-caballos-21789.html

Facebooktwittergoogle_plus

También te podría gustar...

Deja un comentario